Blog Aladina

Carta de Ángel a todos los padres de nuestros pequeños ‘aladinos’

03/12/2015   Categoría: Amigos Aladina
Carta de Ángel a todos los padres de nuestros pequeños ‘aladinos’

Somos los padres de un niño de catorce años, Ángel. Desde los 3 años, nuestro hijo padece una enfermedad congénita, llamada Displasia ectodérmica anhidriótica. Asociada a diversas inmunodeficiencias, como sucedió en nuestro caso, puede ser de gravedad.

Con esta carta, nos gustaría hacer ver a los padres y madres que hoy estáis con vuestros hijos en el hospital, y que pasáis por situaciones similares a las que nosotros vivimos, que cada día falta menos para salir de esa situación. Y deciros también que seáis positivos, que tengáis fe y que aprovechéis para captar el verdadero sentido de la vida, pues esa experiencia es vuestra y os fortalecerá como personas, padres y seres humanos.

Ángel ingresado en el hospital Niño Jesús recibe la visita del 'Rey Misterio'

Ángel ingresado en el hospital Niño Jesús recibe la visita del ‘Rey Misterio’

Cuando Ángel tan sólo contaba con tres años de edad comenzaron a dar la cara los primeros síntomas de la enfermedad. Los tratamientos hospitalarios nos obligaron a desplazarnos desde nuestro domicilio en Almagro (Ciudad Real) al Hospital Niño Jesús de Madrid.

Su inmunodeficiencia se manifestó con diversas infecciones graves, que desencadenaron en numerosos ingresos hospitalarios y tratamientos. Al final no hubo más remedio que seguir las recomendaciones médicas y tomar la tremenda decisión de realizar un transplante de médula. La verdad es que nos costó poco trabajo el tener que decidir porque las opciones eran: “Hacer el transplante o hacer el transplante”. Gracias a Dios nuestra hija mayor, Cristina, era compatible al 100% para ser la donante de su hermano.

Ángel con su hermana Cristina, su donante de médula

Ángel con su hermana Cristina, su donante de médula.

El Hospital Niño Jesús se convirtió, prácticamente, en nuestra segunda residencia, por no decir la primera. Durante todo ese tiempo, la atención por parte de todos los profesionales, médicos, ATS, enfermeras, auxiliares y personal de limpieza fue excelente. También, cómo no, del personal de la Fundación Aladina y de tantos y tantos voluntarios que todas las tardes hacían que el tiempo, a pesar de parecer estar detenido, corriese rápidamente gracias a los juegos, videos, entretenimientos. . . Teníamos todo un cartel de actividades para que los niños enfermos lograran olvidar el motivo real por el que se encontraban en ese lugar, haciéndoles la estancia lo más amena y llevadera posible.

Estas situaciones reales nos han servido de mucho a mi esposa y a mí. Entendimos el verdadero sentido de la vida, a razonar y resolver lo que entonces llamábamos problemas y que hoy sin duda nos provocan la risa. Te das cuenta de que los problemas, verdaderamente, son otra cosa.

La realidad es que es muy importante ser positivos y optimistas y, sobre todo, confiar en el personal del Hospital que cuida a nuestros hijos. Lo principal es tener paciencia, buen comportamiento, adaptarse a la situación y, lo mejor, prepararse para el alta médica. Es importante que nuestros hijos, pacientes en el hospital, perciban esas buenas sensaciones en sus padres, positivas, esperanzadoras y siempre con planes de futuro. Mi esposa siempre hablaba con mi hijo del “día de mañana”, cuando saliese del hospital y jugase al fútbol con sus amigos.

Aquel mañana es hoy. Nuestro hijo está bien. Hoy tiene 14 años y realiza una vida normal, acude al colegio y juega con sus amigos, salvo pequeñas secuelas que le han quedado y las revisiones médicas periódicas a las que aún tiene que acudir. Como él bien dice: “De todo se puede salir , de todo se sale”.

aángel hoy, con

Ángel hoy, con 14 años

Muchas gracias a la Fundación Aladina por todo. Recibid un fuerte abrazo con nuestros mejores deseos.

¡Ánimo padres heroicos!

Gracias a toda la gente que nos ha ayudado, a todos los doctores, las enfermeras, los auxiliares del Hospital, los voluntarios de Aladina y a tantas personas que, día a día, luchan por el verdadero sentir de la vida y el bienestar de los niños del hospital.

Ángel Medina y Dulcenombre de María Galindo, padres de Cristina y de Ángel.

 

HAZ VOLAR A ALADINA:

Los comentarios están cerrados.

Subir
Simple Share Buttons