Voluntariado en Aladina

Nuestros voluntarios son el alma y el corazón de la Fundación Aladina. Nuestro presidente, Paco Arango, fue uno de esos voluntarios, hoy más de 50, que decidieron compartir su tiempo con los niños enfermos de cáncer del Hospital Niño Jesús.

La tarde es el momento que nuestros niños y adolescentes esperan con más ansiedad. Saben que los médicos y enfermeras dejan paso a sus nuevos amigos, los voluntarios. Con ellos logran evadirse de la realidad del hospital gracias a las terapias de ocio, talleres y actividades. Su presencia continuada les permite estrechar lazos y ganarse la confianza de los pequeños.

Nuestras terapias logran mantener viva su voluntad de curarse, perder el miedo, expresar sus emociones y sobre todo reírse y pasarlo bien. ¡Qué mejor medicina que la risa!

Toda la labor de los voluntarios está coordinada por un equipo de profesionales, entre ellos la Directora de Hospitales y las psicooncólogas. Y no es una labor desinteresada, a casa se llevan las sonrisas de los niños y adolescentes que les esperan cada tarde.

Nuestro voluntariado sigue creciendo. Ya estamos presentes en el Hospital Niño Jesús, Gregorio Marañón, 12 de Octubre y Quirónsalud (Pozuelo). 

¡No queremos que ningún niño enfermo de cáncer se siente sola ni un solo día!

Atención a los niños y adolescentes

A veces los niños y adolescentes con cáncer se sienten temerosos, confundidos, tristes y fuera de control. Los voluntarios, mediante el uso de terapias de juego, les ayudan a que entiendan y puedan sobrellevar la enfermedad, la cirugía, la hospitalización y los tratamientos, intentando que la estancia en el hospital sea lo más agradable posible.

El principal propósito es mantener viva su voluntad de curarse y atenuar el impacto de la enfermedad. Para ello, se llevan a cabo todo tipo de actividades y terapias lúdicas, se trabaja con técnicas de relajación y contra el dolor, y se da la oportunidad a los niños de que expresen sus emociones a través de los juegos.

"Gracias a todos los voluntarios las tardes en el hospital son siempre diferentes y amenas. Los esperas con ilusión para divertirte."

Ana Santos, 14 años

Atención a las familias

Otro de los objetivos de Aladina es arropar a las familias proporcionándoles apoyo emocional y psicológico durante toda la enfermedad.

El diagnóstico de un cáncer a un niño o adolescente es un gran golpe para las familias, y es muy importante que se sientan acompañados y protegidos y, sobre todo, que sepan que no están solos.

Los voluntarios de la fundación les acompañan durante las diferentes fases de la enfermedad de sus hijos, ayudándoles en todos los aspectos que sean necesarios.

"Gracias por todo el tiempo, energía y amor que dedicáis a diario a nuestros hijos"

Araceli, madre de Marcos

Testimonios

  • Voluntariado en Aladina
    "Aladina es mi familia. Os quiero a todos, Guille también. Os tengo en el corazón en millones de momentos,...
    "Aladina es mi familia. Os quiero a todos, Guille también. Os tengo en el corazón en millones de momentos, pero el momento clave fue cuando Guille estaba muy malito y apareció Paco con un tiburón volando. Ese día nunca se nos olvidará a ninguno de los miembros de la familia Balaguer. Hemos vivido miles de anécdotas que te hacen sentir que no estás solo en una situación tan absolutamente dramática".
    Ver más
    Marta, madre de Guille
  • Voluntariado en Aladina
    "El día a día de los niños en el hospital es muy duro. Gabriel tocaba el saxo pero en el hospital...
    "El día a día de los niños en el hospital es muy duro. Gabriel tocaba el saxo pero en el hospital no podía. Vinieron con un saxo especial para que pudiera ensayar. Le cambió la vida, totalmente. Los voluntarios de Aladina te alegran la vida en el hospital, juegan, hablan, te cuentan... Y cuando ves que a tu hijo le cambia la cara, respiras, porque te mueres al verle triste".
    Ver más
    Ana, madre de Gabriel
HAZ VOLAR A ALADINA:
Subir
Simple Share Buttons